jueves, 14 de septiembre de 2017

Disfrutando con los peques

Hoy me lo he pasado en grande con los más peques del colegio, hablando, riendo y jugando con ellos.

Me encanta su curiosidad, 

su felicidad jugando con unas ruedas, 


su capacidad de perdonar en cuestión de segundos,

sus abrazos y cariño, 


y sobre todo, su inocencia, 


y sus preguntas..."¿Usted habla español?", "sí, como ustedes", "noo, nosotros no; a ver, hable español".
Sin duda cada momento que se pasa con ellos es único, gracias a su sencillez y manera de disfrutar de cada instante.


miércoles, 13 de septiembre de 2017

Visita del Papa en Medellín

Este fin de semana ha sido muy emocionante, lo he pasado en Medellín junto a la profe Alcira y su familia. 
El comienzo del viaje fue duro...¡cinco horas y media por una carretera llena de curvas! Al fin llegamos a Medellín.

Cenamos, nos aseamos un poco y sobre las 8.15pm estábamos en el aeropuerto dispuestos a trasnochar para asistir a la misa del Papa Francisco a la mañana siguiente. Nuestra sorpresa al llegar era una fila kilométrica (sabía que habría gente, pero no pensaba que tanta...), y a pesar de que nos colamos 😐, tuvimos que esperar unas tres horas hasta que ¡al fin entramos! 

La noche fue un poco larga...frío, lluvia, mucha gente (la mayoría acostados en el suelo), y para ir al baño se ponía a prueba nuestro equilibrio esquivando a la gente... 


Pero la espera mereció la pena, llegó el Papa y pudimos disfrutar de una misa preciosa.


Durante la homilía se centró en tres palabras: ir a lo esencial, renovarse e involucrarse. Y lo explicó diciendo que al igual que Jesús, no nos podemos quedar en el cumplimiento de lo "correcto", sino que tenemos que ir a lo esencial, a lo que tiene valor en la vida, y saber escuchar su Palabra a través de las necesidades de nuestros hermanos, ya que nuestra relación con Dios no puede ser un apego frío a normas y leyes, ni tampoco un cumplimiento de ciertos actos externos que no llevan a un cambio real de vida, sino una experiencia viva de Dios y de su amor.
También decía que tenemos que renovarnos, es decir, dejar nuestras comodidades y apegos, aunque esto suponga sacrificio y valentía. 


Y por último, tenemos que involucrarnos, ya que como cristianos debemos ayudar a otros a que sacien su hambre de Dios, su hambre de dignidad, y no impedirles o prohibirles ese encuentro, ya que la Iglesia es de Dios, y todos están invitados a encontrar aquí y entre nosotros su alimento. Esto fue lo que más grabado me quedó, que "la Iglesia es de todos", porque efectivamente, en ese aeropuerto se podía ver el ejemplo, 1.296.000 personas de todas las edades, de distintos lugares del mundo, sin importarnos la lluvia, el frío, ni la espera, allí nos reunimos todos por una razón común, Cristo.


Tras la bendición del Papa fuimos desalojando el aeropuerto y nos fuimos a descansar.


El domingo y el lunes los dedicamos a conocer Medellín, pasear por el centro de la ciudad, ver las "gordas" de Botero, visitar varios centros comerciales e ir al cine.


En resumen... este fin de semana ha sido un verdadero regalo, ya que poder ver y escuchar al Papa en persona y ver cuanta gente es capaz de sacrificarse un poco para saciar su sed de Dios supone "una experiencia viva de Dios y de su amor".


martes, 5 de septiembre de 2017

Excursión a los Termales

El domingo tuve la oportunidad de visitar uno de los lugares más bonitos y curiosos de Colombia, los Termales de Santa Rosa. Un precioso lugar que cuenta con una cascada de 95 metros y 4 piscinas de agua caliente natural de 35-40 grados, donde disfruté de la naturaleza de Colombia.
Ya espero con ganas la siguiente excursión para seguir conociendo las maravillas de este país.



sábado, 2 de septiembre de 2017

Mi primera clase

El viernes por la tarde tuve mi primera clase. Fue muy especial y me divertí mucho con mis ocho alumnos de segundo de primaria, con los que reforcé la lectura a través de actividades y juegos.
Estoy deseando que llegue la siguiente clase y seguir divirtiéndonos.



Comedor


El jueves comencé a colaborar en el comedor, donde almuerzan 650 jóvenes cada día. A pesar de ser tantos y tener apenas una hora para comer todos, entran, comen rápido y dejan el sitio a otro compañero con una organización asombrosa.

Mi labor fue ayudar a la fluidez del comedor, y el viernes también tuve el honor de ayudar a uno de los jóvenes a comer, un chico alegre muy especial, de quien todavía me queda mucho por conocer, pero que en el ratito que compartí con él pude ver la fortaleza y espíritu de superación que tiene. Pronto os presentaré a Robin.



Primer impacto


Mientras me adaptaba al horario y estilo de vida del que va a ser mi hogar durante estos meses, he ido conociendo los tres colegios, a sus profesores y sus alumnos.
El viernes participé en la jornada de una clase de 35 niños y niñas de 9 años, donde conocí a Manuela, todo un ejemplo de superación, ya que nació sin brazos, característica que no le impide hacer lo que el resto de sus compañeros.
Es una niña admirable, muy atenta y trabajadora, que utiliza sus pies como manos con una agilidad asombrosa. Pude ver cómo escribía, cómo abría su merienda y comía, cómo metía su piececito en el bolsillo de la chaqueta para sacar unas monedas y contarlas, y entre otras muchas cosas, la más importante que pude ver fue su sonrisa, la de una niña de 9 años feliz, que aprende y se divierte junto a sus amigos sin dificultad.





Llegada a Manizales

Las hermanas tienen su casa en Manizales, una ciudad llena de personas maravillosas. Aquí se dedican a ofrecer la oportunidad de estudiar a 2.200 estudiantes, distribuidos en tres colegios (dos de Preescolar y Primaria y uno de Secundaria).
Llegué junto a la hermana Juani el lunes 28 de agosto, y todos me han recibido con los brazos abiertos, desde las otras hermanas, Isabel y María Luisa, hasta los profesores y demás personal de los colegios.



Ser voluntaria es pensar y vivir de otro modo.


Ser voluntaria HPM es descubrir que la vida te pide más, que la vida no quiere que pases por ella de puntillas sino que quiere que la VIVAS, dejando tu huella, dejando tu cariño, dejando tu sonrisa, tus manos,… dejando todo aquello que eres y poniéndolo al servicio de los demás.